domingo, 6 de abril de 2014

Somos cada vez "más Pueblo".

Casi todos los analistas, articulistas y líderes políticos coinciden en la importancia capital del "pueblo" para la acción política. Según el caso y con significativos matices parece que es muy importante trabajar para el pueblo, por el pueblo, de acuerdo a la voluntad del pueblo, etc., etc., etc.

Y no seré quien me oponga a tal consenso pero considero importante precisar a quién nos estamos refiriendo con esa dichosa palabra. Porque...
¿No se atenta con el pueblo cuando se lesionan los intereses de la clase media?
¿No se agrede al pueblo al masacrar a los estudiantes?
¿No es un atentado contra el pueblo cualquier agresión o irrespeto a un diputado que no comulgue con las ideas del partido mayoritario?
¿No se agrede al pueblo al agredir a los periodistas, a los intelectuales, a los profesores universitarios?
¿Deja de pertenecer al pueblo cualquier venezolano que decida abrir una empresa?
¿Todo venezolano que se las arregle para ganar algo más que el salario básico?
El actual gobierno -uno de los más conspicuos regimenes "populistas" de América- maneja la palabra "pueblo" de un forma ambigua y, con frecuencia, insultantemente incompleta.
A veces (cada vez es más difícil darle ese sentido a la palabra), han utilizado la palabra pueblo para referirse a "la mayoría". Según este criterio, no pertenecerían al pueblo los que no formen parte de una mayoría político-partidista, provisional por definición.
Pero esa acepción de la palabra no es la peor. Ni la más dramática. La que implica mayores consecuencias.
Porque gran parte del discurso político del actual regímen está fundado en equiparar la palabra "pueblo" con la palabra "pobre".
Con esa idea en la cabeza, hay que proteger al pueblo, sí, hay que mimar al pueblo, "incluirlo", escucharlo, etc. etc.
Pero ojo: según ellos, hay que procurar que la mayor parte del país siga siendo pobre. Para que el pueblo siempre sea mayoría. Manteniendo en la pobreza a los que ya se encuentran inmersos en ella. Y convirtiendo en pobres a la clase media.
No debe ser así, amigos. La palabra "Pueblo" debe incluir a los pobres, sin duda (un detalle que pasaron por alto algunos políticos de nuestro pasado republicano).
Pero el "Pueblo", también sin duda alguna, debe ser cada vez menos pobre. Luego, será decisión suya convertirse o no en "escuálido". ¿No?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada